Bienestar pleno a través del Mindfulness

El ritmo de vida actual provoca, en muchas ocasiones, que el hallazgo de bienestar en su máxima plenitud sea de lo más anhelado. En este sentido, el Mindfulness puede ser muy beneficioso en distintos sentidos y ámbitos.

En la actualidad se ha constatado que, a partir de unas ocho semanas de entrenamiento y aplicación de esta técnica, se efectúan cambios visibles y medibles en nuestro cerebro. Dichos cambios son tanto a nivel bioquímico como estructural.

Pues, Mindfulness o conciencia plena es una práctica de meditación que implica mantener viva la conciencia en la realidad del presente. Supone un estilo de vida basado en la aceptación de cada momento, sin juzgarlo.

Los objetivos generales que persigue su ejercicio son contemplar los acontecimientos de manera objetiva, sin identificarnos con ellos. Así, podremos despegarnos del sufrimiento que conllevan. Además, aumenta los niveles de afecto positivo, de satisfacción con nosotros mismos y los que nos rodean.

Mindfulness: Bienestar óptimo

En Proceso Terapéutico hemos creado una serie de actividades donde el Mindfulness es aplicable a distintos ámbitos, aportando numerosos beneficios.

Hoy en día, son muchos los negocios que reconocen las ventajas de introducir el Mindfulness en el entorno corporativo. Por este motivo, grandes entidades ya lo aplican dentro de su equipo de trabajadores. Con él, propiciamos nuestra habilidad para comprender y analizar, así como para afrontar el ritmo acelerado y las exigencias del mercado actual.

Siguiendo esta línea, en Proceso Terapéutico contamos con una serie de acciones destinadas a empresas:

1.Talleres informativos: psicoeducación. El mindfulness como forma de vida
2.Ejercicios/práctica mindfulness: ejercicios de selfcoaching y coaching corporativo.
3.Retiros de fin de semana.
4.Actividades out door.

Asimismo, son muchas las variables psicológicas que afectan al rendimiento de todo tipo de atletas y deportistas. Entre ellas, se encuentra el estrés, nivel de activación, autoeficacia, motivación y percepción de control. Si todas ellas no son adecuadamente dirigidas, pueden ocasionar graves problemas durante el entrenamiento y/o competición.

A través del Mindfulness, propondremos la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones corporales sin juzgarlos. De esta manera, perseguiremos una mejora tanto en la atención como en el nivel de activación. también fomentaremos el autoconocimiento emocional. Sabremos donde están nuestros límites y capacidades sin que nos desmoralicen los resultados puntuales. Así, encontraremos la clave para alcanzar el equilibrio emocional que nos conducirá al éxito.

Distintas metodologías:

Desde nuestro gabinete, también queremos fomentar el uso de herramientas adecuadas que permitan mejorar la actuación del docente en el aula. Pues, el encargarse de enseñar a que los alumnos aprendan conocimientos, además de valores y actitudes, puede convertirse en una tarea complicada por distintos motivos (bullyng, rabietas, etc).

Por ello, trabajaríamos en pequeños grupos una metodología teórico-práctica a través de la cual perseguiríamos los siguientes objetivos:

  • Desarrollo de habilidades para aumentar la motivación hacía el aprendizaje del alumnado.
  • Herramientas para desarrollar la inteligencia emocional del alumnado.
  • Herramientas para resolver conflictos en el aula como rabietas, alumnos desafiantes, bullying, etc.
  • Habilidades para concienciar de la necesidad de asistir a clase por parte del alumnado.
  • Aprendizaje de técnicas que permitan mejorar el clima del aula y la comunicación tanto del profesor con los alumnos como la comunicación entre alumnos.

Por otra parte, contamos con un taller de Mindfulness para profesionales de la salud. Este está diseñado para ayudar desde el punto de vista médico, de enfermería o del personal auxiliar a responder más hábilmente a los estresores en el entorno de atención al paciente. Además, su práctica puede también disminuir los errores clínicos al mejorar la habilidad de ver las situaciones desde múltiples perspectivas.

Además, el Mindfulness también es muy beneficioso para diversas acciones, como el comer. Pues, comer de forma consciente significa aplicar el mindfulness a la comida, a la imagen corporal y a la pérdida de peso. Esta técnica aplicada a la alimentación permite estar realmente presente, atento y a gusto mientras comes. Aunque va mucho más allá.

Con este plan, aprenderemos a participar plenamente con los sentidos antes, durante y después de comer. Seremos capaces de reconocer los pensamientos sobre la comida y sobre nuestro cuerpo con la claridad suficiente que no nos permita dejarnos llevar por ellos. Conoceremos nuestras emociones y su importancia para llevar a cabo una dieta saludable. Asimismo, comprenderemos nuestros patrones de comportamiento y sabremos lo que necesita nuestro organismo.

Con todo ello, llevando una vida sin juicios, nos acercaremos más hacia la felicidad.