El síndrome del impostor

 

 

 

 

Según un estudio del Journal of Behavioural Science en 2019, el 70% de la
población ha sufrido alguna vez el síndrome del impostor. ¿Pero en qué consiste este síndrome? Las personas que lo sufren se consideran a sí mismas como un fraude y piensan que no se merecen los logros que han conseguido hasta ese momento. Puede darse en diversos ámbitos de la vida (laboral, familiar, académico…).


Estas personas se ven bloqueadas por su miedo al fracaso y a que otras personas se den cuenta de que son impostores, ya que no son capaces de superar sus errores del pasado ni de ser conscientes de su propia valía ni de sus logros. Esto conlleva un elevado nivel de perfeccionismo y de exigencias consigo mismos.


¿Cómo se puede superar este síndrome?

● Trabajando en el diálogo interior → Este tiende a ser negativo, lleno de
comparaciones y sin valorar aquello que se hace o consigue. Es fundamental que mejoremos la forma en la que nos comunicamos con nosotros mismos, seguir así lo único que hace es ir minando nuestra confianza y nuestra autoestima.


● Tratando de ser objetivos → La objetividad puede ser nuestra arma para poder hacerle frente a ese estado, es importante que le demos la importancia que le corresponden a nuestros logros, y que seamos conscientes de los conocimientos que tenemos. Ver las situaciones desde un punto de vista objetivo nos puede ayudar a frenar esa sensación de que no nos merecemos aquello bueno que nos ocurre.


● Tratar de ser optimistas → Siempre hay que tratar de sacar un aprendizaje de nuestros fracasos, por ello hay que centrarnos en las partes positivas de los mismos y tratar de no bloquearnos. Que yo fracase no quiere decir que sea un fraude, solo que soy una persona y esas cosas pasan.