S.O.S Vacaciones con niños

¡Por fin ha llegado el verano!
 
Esta frase que suena tan magnifica, para muchos padres no lo es, para algunos la llegada del verano conlleva pasar 24h del día con los niños, lleno de desespero, gritos, disputas y mucho cansancio. Pues bien, hoy os traemos unos consejos para ayudaros a cambiar esa visión y hacer que vuestro periodo vacacional con los niños sea estupendo.
 
Después de un año lleno de normas y rutinas tan rígidas, es hora de que durante estos dos meses nos olvidemos un poco de ellas, con ello también le estaremos demostrando a nuestros hijos que no todo en la vida es trabajar sino también debemos tener nuestro tiempo de disfrute “saltándonos un poco las normas”. Aunque trabajemos, el tiempo que tengamos libre puede ser algo especial para nosotros y nuestros hijos, recuerda que ellos también quieren pasar tiempo con nosotros, y cuando sean mayores lo que mas recordaran es el tiempo de calidad que pasaron con sus padres, donde no se acordaran de las cosas materiales sino el haberlo pasado genial en familia, y sin darnos cuenta ellos os están enseñando más de lo que os imagináis, pues como demandan tanto nuestra atención quizás nos estarán queriendo decir que nos olvides un poco de nuestra rutina laboral (que siempre llevábamos en la cabeza) y que pasemos a disfrutar como niños. 
 
 
Pues bien, como podemos hacer que esto se haga realidad: 
 
1. Asamblea Familiar: Al finalizar las clases y dar comienzo al periodo vacacional, es aconsejable hacer una reunión con todos los miembros de la familia, para saber el punto de vista de cada uno de ellos de cómo quieren que sea su verano y hacer que todos salgan favorables (Poned en común lo que a cada uno os gustaría hacer de forma relativamente rutinaria: leer, ver televisión, dormir siesta, etc. Así cada uno sabrá lo que a los demás les apetece sin tener que darlo por hecho.).
 
 
2. Cuando vuelvan de la escuela de verano, comer todos juntos en familia y mientras comemos iremos planificando lo que haremos por la tarde, después de un pequeño descanso “la siesta”. Por la tarde podemos elegir realizar juegos en casa o bien ir a pasar la tarde al rio, a la playa, al campo, al parque, hacer picnics…
 
 
3. Si los padres no coindicen con los horarios, se tendrán que turnar, sin olvidar que ellos también tienen que buscar un pequeño espacio en el día para ellos, aquí podemos echar mano de algún familiar o conocido que nos pueda ayudar.
 
 
4. Si hemos pensado irnos fuera de vacaciones, haremos a nuestros hijos participe de ese viaje, buscaran con nosotros los lugares donde nos gustaría ir a visitar, veremos alguna película relacionada con el lugar, documentales o imágenes por internet para que sepan a donde nos dirigimos. 
 
 
5. Si son trayectos muy largos, haremos paradas cada 2 o 3 horas para que puedan estirar las piernas, correr y así desconectar de esa sensación de ir encerrados dentro del coche durante tanto tiempo. 
 
 
Recuerda que pasar un verano de felicidad con los niños hará que la vuelta al cole sea mucho más placentera y con mayor motivación ya que se sentirán más felices por esas experiencias vividas, repercutiendo así en que sacaran unas mejores notas y no solo eso, también conllevara a que a largo plazo tus hijos crezcan emocionalmente fuertes y seguros de ellos mismos, por lo que se consigue mediante experiencia vividas y eso lo encuentran a nuestro lado.
 
La felicidad no se consigue a través de cosas materiales, se consigue a través de las experiencias vividas. Y los niños, la encuentran a tu lado, viviendo experiencias familiares en vacaciones.