COMPROMÉTETE… JURO AMARME PARA SIEMPRE

COMPROMÉTETE… JURO AMARME PARA SIEMPRE

El concepto de autoestima se refiere a la valoración que hacemos de nosotros mismos. Es decir, cómo nos valoramos, si esa valoración es favorable o desfavorable, qué idea o concepto tenemos de nosotros mismos… en definitiva ¿me gusta o no me gusta lo que conozco de mí mismo?

Tener una autoestima adecuada es muy importante, ya que si ésta es favorable o positiva supone quererte, vivir mejor, sentirte mejor y afrontar los retos u oportunidades de una mejor manera.

Si hablamos de autoestima, tenemos que mencionar a Nathaniel Branden. Este autor fue un psicólogo canadiense que propuso seis pilares básicos sobre los cuales se sustenta la autoestima. Según su modelo, si se actúa en consecuencia con las seis prácticas que propone se favorece el desarrollo de una sana autoestima. Los seis pilares de la autoestima son:

  1. Consciencia: mantener la mente activa, usar el razonamiento, focalizarse en el momento presente, aceptar los pensamientos y emociones y reconocer los errores para poder corregirlos.
  2. Aceptación: aceptarnos tal y como somos para no vivir enfrentados con nosotros mismos, puesto que la aceptación es el primer paso para lograr un cambio.
  3. Responsabilidad: asumir la responsabilidad de nuestras conductas, somos responsables de las decisiones que adoptamos a lo largo de la vida.
  4. Autoafirmación: tratarse con respeto, escucharse y atender las propias necesidades, sin intentar complacer las expectativas que tienen los demás sobre nosotros mismos.
  5. Propósito: elegir objetivos que sean realistas, planificar el camino para conseguirlos y esforzarse para llevar a cabo las acciones necesarias, ya que lo más importante no es lograr las metas si no el bienestar que nos produce nuestro esfuerzo para conseguirlas.
  6. Integridad: actuar de acuerdo con los propios valores, ser coherente con las conductas que se llevan a cabo para preservar así la integridad personal.

Una autoestima sana permite reconocer las propias capacidades, potenciar los propios recursos ante las dificultades y ser capaz de gestionarlas adecuadamente. Por ello es importante trabajar la autoestima para mejorar la relación con nosotros mismos, y también las relaciones con otras personas. Al fin y al cabo, quererte a ti mismo te ayuda a saber cómo querer a los demás.

Marta Serrano López

Psicóloga sanitaria en Proceso Terapéutico