Ghosting, es un termino anglosajón cuyo significado en español se traduce al comportamiento de “desaparecer como un fantasma” como forma de cesar o terminar un vinculo afectivo (relación, amistad, etc), sin dar ningún tipo de explicación ni dialogar e informar sobre esta decisión.

 El Ghosting se conceptualiza como una estrategia para terminar una relación como método para evitar la confrontación directa y la responsabilidad afectiva con ellos mismos y con la otra persona. Esta práctica como estrategia y/o forma de resolver, o mejor dicho, disolver una relación podría tener consecuencias psicológicas para ambas partes.

Cuando decidimos poner en práctica el ghosting podríamos afrontar las siguientes consecuencias psicológicas:

  • Desconexión emocional. No poner en práctica nuestra inteligencia emocional intrapersonal, y por tanto, tampoco interpersonal. Esto nos dificulta en un futuro poder identificar, entender y regular nuestras emociones y las de los demás. No nos estamos permitiendo experimentar nuestras emociones y aceptar su función.  
  • Falta de habilidades comunicativas. No exponernos a tener una comunicación asertiva con la persona que estamos manteniendo una relación afectiva, nos indica que no estamos expresando nuestros deseos y limites que queremos establecer en dicha relación.
  • Reafirmación del miedo a la confrontación. Este acto le da poder y veracidad a nuestro miedo de enfrentarnos a una situación valorada como “conflictiva” o “incómoda” para nosotros y por lo tanto, cada vez nos dificultará más exponernos a  situaciones similares.
  • Irresponsabilidad afectiva. Refleja una falta de empatía ya que no se tiene en cuenta como se puede sentir la otra persona, es decir, no estamos asumiendo las consecuencias de nuestros actos, debido a no actuar en consonancia con responsabilidad afectiva en la relación.
  • Preocupación y/o culpa. Podrían darse momentos de remordimientos, una disonancia cognitiva sobre la dualidad de lo ocurrido (desaparecer sin ninguna explicación) y nuestros valores y creencias.

NATALIA SAURÍN

Psicóloga Sanitaria en Proceso Terapéutico

Deja un comentario

6 + 19 =