El Bodyshaming

EL BODYSHAMING Y SUS SECUELAS, COMO ACABAR CON ELLO

.

Consejos para reivindicarse a uno/a mismo/a

Durante las últimas décadas nuestra sociedad se ha ido transformando hasta llegar al punto de poner en riesgo la propia salud de las personas (sobre todo en mujeres), por llegar a unos estándares de querer ser aceptados y encajar en una sociedad cimentada sobre el culto de una imagen perfecta e irreal. Esta novedosa “irrealidad” ha popularizado la palabra “Body shaming”, haciendo referencia a una práctica que consiste en humillar a cualquier persona por su físico.



Esta palabra tan “popular” se esconde por cualquier lado, las revistas, los escaparates, anuncios, corporaciones que se supone que venden productos que hacen milagros para que consigas un cuerpo perfecto, incluso dentro de nuestro entorno familiar donde siempre hay alguien que nos recuerdan lo que hemos engordado… esta palabra se encuentra en cualquier rincón que puedas mirar.

Y si sustituyéramos el “Body Shaming” por “Body Perfect”, donde pudiésemos apreciar, valorar y respetar la belleza que tiene cada persona, sin importar que sea alto, bajo, gordo, delgado, discapacitado, quemado, con amputaciones …

Lo que queremos transmitir con este post es la reivindicación de uno/s mismo/a y que ahora la moda es mostrar que la belleza existe en todo tipo de cuerpo, formas y colores.

¿Cómo podemos fomentar el “Body Perfect”?

  • Observa y aprecia la belleza que existe en cada persona sin juzgarla.
  • Trata(te) bien y mima(te), recuerda que la única persona que va a estar a tu lado toda la vida serás tú mismo/a. Porque no empiezas, por hablarte con respeto, un baño con burbujas, masajear tu cuerpo y realizar alguna actividad que te haga sentir libre.
  • ¡Cuidado con las Redes sociales a las que sigues! Para poder cambiar ese autoconcepto deja de seguir a modelos hegemónicas y comienza a seguir a aquellas personas que te hagan sentir bien contigo mismo/a.
  • Llega el momento de olvidar el pasado y centrarte en el presente, en la versión que eres ahora mismo, recuerda que nuestro cuerpo va cambiando a lo largo del tiempo, pero no hay que olvidar que seguimos siendo la misma persona.
  • Comienza con este ejercicio diario: Mírate en el espejo y realiza un escáner corporal, en aquellas zonas donde sientas rechazo dedícale más tiempo, cambia el pensamiento y mima esa parte de ti, veras como poco a poco ira cambiando ese autoconcepto de ti mismo/a y te iras sintiendo más seguro y a gusto contigo mismo/a.

RECUERDA: Para poder ser felices y vivir en libertad lo primero que tienes que aprender es a valorar y aceptar tu cuerpo. Para ello primero hay que conocerlo, escucharlo, comer sano, fortalecerlo y cuidarlo. Sin miedo, sin exigencias, sin expectativas, sin negación, ni rechazo, simplemente aceptarlo. Te aseguro que, si consigues esto, no habrá validación externa que pueda con eso.

Teresa Montero

Psicóloga Sanitaria en Proceso Terapéutico

Deja un comentario

veinte − 7 =